Mercado argentino, ¿tocamos fondo ya?

El jueves pasado estuve en Rosario participando de la Expo Inversiones Rosario 2015.

Se trató de un evento agradable, que mezclaba la sabiduría de grandes y expertos inversores con neófitos en la materia.

Particularmente tuve el agrado de realizar dos actividades: por un lado, el dictado de un workshop, y, por el otro, la moderación de un Panel denominado “Alternativas de Inversión”. El auditorio estaba casi completo, con más de 200 personas a la vista. La gran mayoría de los asistentes prestaban mucha atención y tomaban estrictos apuntes de lo que los oradores decían.

Bolsa Rosario 2

Por dentro, a pesar de estar pasando un grato momento, pensaba: “¿Qué fue lo que hicimos mal?; ¿acaso estamos destinados a tener un mercado de capitales tan pequeño?”

Al iniciar el Panel en cuestión señalé que cualquier ahorrista que quería convertirse en inversor debía enfrentar tres restricciones de importancia:

Restricción del conocimiento: esto es el hecho de no sabe cómo operar instrumentos financieros, cuáles son sus derechos y cuáles son sus obligaciones. Acá hay mucho para que trabajemos juntos.

Restricción económica: no existe inversor que no se pregunte si la inversión en cuestión va a estar ganándole a la inflación o la suba del dólar futuro en un contexto tan desafiante como el argentino.

Restricción de mercado: esto se vincula directamente con el tamaño del mercado de capitales argentino, el cual es bastante limitado, tiene escasa oferta y es, en algunos casos ilíquidos.

Y este último punto se relaciona con los siguientes dos gráficos que presenté en mi taller:

 

Firmas listadas

 

Market cap

Como observamos a lo largo de la última década la cantidad de empresas listadas en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires decreció (de 107 a 101 firmas) mientras que en términos de capitalización bursátil (tamaño de mercado) sigue muy débil en comparación con Chile y Brasil.

Esto desalienta a los inversores a que capitalicen sus ahorros a través de la bolsa.

¿Cambiará esto en los próximos años o nos espera un letargo aun mayor?

No quiero ser pesimista, pero debemos trabajar fuerte para que esto se revierta.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*