Cuidado con el exceso de optimismo

El optimismo de los agentes que participan del mercado, llámese operadores, analistas o inversores, suele ser procíclico en el sentido de que se retroalimenta positivamente en la medida de que las bolsas suben cada vez más.
 
Es una situación a la que estamos acostumbrados a vivir frecuentemente, pero no deja de ser en parte irracional.
 
No es casual encontrar que muchas de las grandes pérdidas de capital tienen su origen en el mal timing de mercado que tienen la mayoría de los inversores que adhieren a la siguiente conducta: compran en los precios más altos y luego venden en los más bajos.
 
El libro de texto indica precisamente lo contrario: «comprar barato y vender caro»…
 
En la actualidad, a mi modo de ver, estamos atravesando una especie de sobreoptimismo extremo en torno a la tendencia alcista que están mostrando las bolsas.
 
Y los titulares de los principales portales web de finanzas así lo reflejan:
 
«Los mercados alcanzan el máximo nivel en cinco años y van por más»…
 
«Se recuperó la totalidad de la pérdida evidenciada durante la crisis subprime»…
 
«Los que tienen una visión bajista del mercado tiran la toalla»…
 
«El índice S&P500 se encamina a quebrar el umbral de los 1.500 puntos»…
 
¿No estaremos omitiendo los riesgos existentes a nivel global que puede afectar negativamente las cotizaciones de las acciones en la actualidad?
 
Evidentemente en estos tiempos siempre vale la pena intentar ser un poco «contrario», al menos por un rato. Y quizás estemos ante una eventual corrección del mercado que pueda estimular algunos grandes negocios.
 
Así como las bolsas estadounidenses están en niveles máximos en cinco años, el índice de volatilidad VIX está en la vereda opuesta, en su nivel mínimo del último lustro.

Creo que en cualquier momento, más pronto de lo que nosotros podamos prever, nos encontraremos con algún cisne negro que puede aguar la fiesta.
 
Por las dudas, es conveniente tener en su cartera instrumentos que maticen estos riesgos: el TVIX o el FAZ pueden ser sugerencias de alto impacto con retornos esperados atractivos.

Dejar un comentario