¿Puedo ser un inversor yo?

Convertirse en un inversor tiene mucho de aspiracional. Todos soñamos con ser grandes inversores, pero desconocemos la manera de cómo alcanzar ese objetivo. Esa sensación la experimenta cada persona que se anima a romper su zona de confort. Lo he evidenciado cuando comencé a trabajar como cadete en una sociedad de bolsa en 2002, en mi natal Buenos Aires. Quería invertir, pero no sabía cómo. Ahora lo sigo experimentando «del otro lado del mostrador»cuando muchos ahorristas se animan a hablar conmigo para acercarse al mundo bursátil.

¿Cuál es la diferencia entre uno y otro caso?

Que ahora es mucho más fácil el acceso a la información. El objetivo final es el mismo: antes de invertir, hay que estar informado o bien asesorado. Pero como dije anteriormente, el desarrollo tecnológico permitió un acceso masivo a diversas fuentes de información que permite acelerar el proceso de adquisición de conocimiento.

Como ocurre en cualquier ámbito de la vida, debemos ser selectivos en lo que consumimos. Que sea de acceso gratuito no garantiza la calidad. Uno debe ser capaz de distinguir entre lo útil y serio, de lo que no lo es. Mucho material que anda circulando en Internet puede ser nocivo y agregar ruido al proceso de capacitación y aprendizaje. Pero si tomamos los recaudos necesarios, existe un gran contenido esperándonos para transitar más rápido el camino de ahorrista a inversor.

Una de las cosas que debemos hacer es tratar de ser ordenados. El exceso de información es contraproducente y nos confunde. Debemos tener cierta rutina para separar lo importante de lo que no lo es antes de tomar una decisión de inversión. Para los ciudadanos de habla hispana, una de las principales desventajas es que gran parte del contenido valioso se encuentra en inglés. Sin embargo, hace un par de años algunos sitios de inversiones en idioma español han ganado terreno y tienen información muy atractiva. Y estos últimos los podemos ir complementando con canales de Youtube y Facebook que tienen muy buenos posteos de profesionales que son de mucho renombre y trayectoria.

El fin de esta columna es ayudarlos a ordenarse. Por esto, les quiero compartir cierta rutina que tengo en mi día a día para informarme, seguir los mercados y analizar bien antes de tomar cada decisión. En ese sentido, pongo a disposición de ustedes parte de «mis secretos» para tratar de ser mejor inversor cada día.

De esta manera, a continuación les enseño mi top five de sitios que chequeo, casi a diario, a la hora de entender lo que más me apasiona a nivel profesional: los mercados.

1. Investing

Sin dudas que es mi sitio de cabecera en lo que se refiere a información de mercados en mi idioma. Con una cantidad de funcionalidades increíbles en materia de calendario económico global, información financiera de acciones y bonos, herramientas de análisis fundamental y técnico, es uno de los sitios líderes a nivel global.

Además, la funcionalidad de las Watchlists (armado de carteras predeterminadas) con alarmas de precios o eventos de activos financieros es, sin dudas, una de sus principales fortalezas.

2. Rankia

Lo que más valoro de este sitio es que tiene columnistas o blogs que son muy profesionales, aportan distintos puntos de vista de los acontecimientos bursátiles y permiten ampliar el espectro de lo que uno analiza.

Además, se ha expandido a países en particular, permitiendo leer contenido fresco y auténtico del mercado que más opera uno como inversor.

La parte de Formación o Capacitación también es interesante, con contenido introductorio muy práctico.

3. Investopedia

Si de capacitaciones y contenidos educativos se trata, Investopedia es el sitio más completo en ese sentido. El único gran problema es que se encuentra en idioma inglés, pero si no tenés inconvenientes con ello, encontrarás aquí absolutamente todo ligado a las inversiones, mercados y finanzas personales.

La parte de educación es totalmente recomendable. Allí encontrarás todo acerca de la renta variable (acciones), renta fija (bonos públicos o privados), fondos mutuos, ETFs, monedas y hasta criptomonedas. También tendrás un gran contenido conceptual sobre cómo analizar empresas, desde sus balances hasta el flujo de caja libre (cash flow), pasando por modelos de valuación, de múltiplos y todo lo que a uno le va interesando a medida que es atrapado por el mundo bursátil.

Y una cosa más. Este sitio posee un simulador de inversiones en el que podrás practicar, libre de riesgo, cómo es invertir en los mercados.

Consejolos simuladores sirven para entender a los mercados y tratar de minimizar las pérdidas cuando uno intenta comenzar a invertir. Sin embargo, todo individuo que simula una cartera con dinero no real tiende a tomar decisiones más arriesgada de las que su perfil permite y que tomaría cuando el dinero sí es real. Por lo tanto, los resultados que uno obtenga en el mercado simulado puede llevarnos a una sobre confianza cuando enfrentamos la realidad de las bolsas con nuestro ahorro. Hay que tener cuidado en ese sentido y no te dejes llevar por una euforia que podría estar sesgada.

4. CNBC

Esta página estadounidense combina varias cosas interesantes en un solo lugar:

a) Información completa sobre todas las variables financieras.

b) Noticias de actualidad de empresas, economías y bolsas.

c) Columnas educativas.

d) Ideas de inversión.

e) Posibilidad de armado de Watchtlists.

Este último punto es el que más utilizo yo.

Tengo armadas como quince carteras con activos financieros que comparten distintas características y que me sirve para tener una rápida visión de cómo están los mercados y determinados sectores. El mundo de las inversiones y activos financieros es amplio y, diría, casi infinito.

Si queremos ser buenos inversores, debemos entender que no somos capaces de abarcar todo el mercado. Hay que priorizar los activos que tenemos en nuestro horizonte y que son objetivo de inversión para nuestra cartera.

5. Finviz

En términos de datos e información comprimida y bien organizada y segmentada, es de lo mejor que hay en el mundo de Internet. Tiene su versión freemium y la premium, que lógicamente es paga. Con la parte freemium, en una primera instancia, está más que bien.

Valoro centralmente dos cosas de este sitio:

  • El mapa del mercado, para tener un rápido pantallazo de lo que ocurre en el mundo, Wall Street y en cada sector en particular.
  • Y el screener de acciones, el cual nos permite filtrar compañías por distintas estadísticas cuantitativas y cualitativas en apenas unos segundos.

Como se observa, en la web tenemos un gran flujo de información que hoy juega a favor de cualquier persona que quiere pasar de ser un ahorrista a un inversor. En la actualidad, la tecnología juega a favor de cualquier individuo en ese sentido. Es cuestión de animarse y ponerse manos a la obra.

Con actitud y ganas pronto el interrogante «¿puedo ser un inversor yo?» pasará a ser una simple anécdota cuando te encuentres atrapado por el fascinante mundo de las inversiones y los mercados.

 

El poder de ser contrario

Wall-Street-michael-douglas-32936354-1500-1007¿Usted se siente más cómodo actuando como las masas o diferenciándose de las mismas?

En materia de inversiones, la respuesta más atinada es «depende» de su perfil de riesgo. Si se trata de un inversor con alta aversión al riesgo, que evita tener sobresaltos inesperados en las inversiones que realiza, seguramente optará por estar cerca de lo que hace el promedio (es decir, las masas).

De esta manera, si las masas apuestan a la suba del mercado y esto ocurre, usted disfrutará de sus ganancias como uno más. En cambio, si el mercado le da la espalda, entonces podrá decir que su patrimonio se vio afectado como el de cualquier inversor promedio.

De esta manera se sentirá seguro.

Pero qué pasa si usted es un inversor con un perfil más agresivo y complementariamente inteligente. Casi con total seguridad se dará cuenta que, en algunas oportunidades, diferenciarse del resto puede ser una gran apuesta.

Y en inversiones, esta diferenciación no es, ni más ni menos, que adoptar una posición de inversor «contrario».

 

El inversor contrario actúa sacando rédito de las extremas exhuberancias emocionales de las masas. Un claro ejemplo del saber popular en el mundo de las inversiones es «comprar cuando todos venden y vender cuando todos compran».

O dicho en palabras de Warren Buffett: «ser codicioso cuando el resto es temeroso y ser temeroso cuando todos son codiciosos».

Y debo confesar que siento cierta empatía con esta línea de pensamiento. Sobre todo cuando se producen movimiento bursátiles exagerados que muchas veces responden más a la emoción que a la razón.

En uno de mis artículos escrito el 31 de diciembre pasado y titulado «Los especuladores del crudo al descubierto» abrí un signo de interrogante importante sobre los fundamentos que estábamos viendo en la caída del petróleo en esas últimas semanas.

Allí planteé que los fundamentos del mercado energético en particular y de la economía mundial en general no ameritaba tal comportamiento en relación al commodity. En este sentido, intuitivamente me puse en la piel de un inversor contrario y señalé la posibilidad de la existencia de oportunidades con el ETF XLE, que estaba compuesto por acciones energéticas.

En ese momento señalé:

Tras acusar el impacto inicial de la fuerte caída del crudo, en las últimas semanas el ETF de Energía (XLE) -línea azul-no solamente no acompañó la persistente caída del precio del petróleo -línea roja- sino que comenzó a subir.

En concreto, esto puede interpretarse como una señal de que las últimas bajas del crudo forzadas por los especuladores han perdido credibilidad y que los inversores creen que no podrá sostenerse por mucho tiempo más, por lo que aumentan su exposición a empresas del sector esperando el ansiado rebote de precios.

Particularmente creo que esto es así. Y que hay oportunidades.

El tiempo dirá quien tiene la razón. Lo que la historia dice es que en el largo plazo tienden a primar los fundamentos, dando un guiño hacia el posicionamiento en acciones petroleras.

Hoy dicho ETF acumula en el año una suba de 3,5% y de 9% en los últimos 45 días. Y esto parece recién comenzar.

También en una reciente columna en Inversor Global señalé que «La suba del dólar (a nivel global) tenías los días contados». Eso fue el 4 de abril más precisamente. Por ese entonces, el índice DXY -valor del dólar contra una cartera de monedas- cotizaba en US$ 99.

Allí expuse:

Creo que es el momento de apostar a la jugada contraria. Si pienso que el dólar fuerte fue la gran causa de la caída del precio de las materias primas y de las bolsas emergentes, hoy hay que poner el ojo en ellas si veo que puede sobrevenir el efecto contrario.

Dentro de las 10 bolsas más baratas del mundo en la actualidad, medidas por la relación Precio / Ganancia pasada y Precio / Ganancia futura se encuentran siete de países emergentes. Y tres de estos países forman parte del denominado grupo BRICS.

Hoy ronda el US$ 94. Para activos financieros como las monedas no se trata de un movimiento menor.

Y si usted jugó esa estrategia contraria, la ganancia ha sido suculenta. Y ni le cuento si apostó a algunos de los mercados emergentes.

Con esto no quiero convencerlo de que jugar contrario al promedio es siempre la mejor alternativa. Lo que quiero que entienda es que si tiene la mente amplia y la inteligencia justa para saber leer las jugadas irracionales que hacen muchos inversores, usted puede ser el gran beneficiarios siendo contrario.