Entrevista radial en FM Cultura

En esta oportunidad Gustavo Bazzan, periodista económico de Clarín y conductor de Radar Económico por FM Cultura, me entrevistó para hablar de las alternativas de inversión para el ahorrista de cara a las elecciones. También hablamos de la economía argentina y los desafíos que representa.

El link lo encuentra abajo:

 

Dolarizarse, la estrategia para las elecciones y el ‘efecto Grecia’

Nota publicada en Perfil.com con opiniones personales

Con el Boden que vence en octubre se compran divisas a 12,80, explican operadores. Los plazos fijos pierden atractivo.

Definir una estrategia de inversión en un año electoral puede ser una tarea compleja, en especial cuando los buenos resultados del primer semestre de algunos activos no prometen lo mismo de cara a diciembre para los analistas.

Después de seis meses en los que la Bolsa resultó la mejor inversión, los plazos fijos tuvieron un buen desempeño y “quien apostó al dólar blue, perdió”, analistas financieros se vuelven más cautos, tal como se ve a través de sus recomendaciones para lo que queda del año.

Según Diego Martínez Burzaco, director de Inversor Global, “la aproximación de las elecciones presidenciales aumentará sin dudas la incertidumbre y la volatilidad” dijo y agregó que frente a una creciente dolarización entre los ahorristas, “los bonos en dólares pueden ser una buena opción”. Los más atractivos el Bonar X con vencimiento en 2017, y el Bonar 2024, con vencimiento en dicho año. Esos activos aseguran renta en dólares y liquidez.

También recomienda títulos públicos en dólares Mariano Sardáns, CEO de la gerenciadora de patrimonios FDI, quien detalló que el Boden 2015 paga una tasa anual en dólares de 20,18% si se compra en esa moneda, mientras que en pesos “se están comprando dólares a futuro equivalentes a $ 12,80”.

En tanto, el Bonar X, tiene una tasa de 10,67% en dólares, y en pesos se accede a dólares a $ 11,28. El Bonar 24 y el Discount 33 también tienen rendimientos interesantes, pero menores a los mencionados. “Estas tasas anuales no van a durar mucho más, ya que descontamos una baja importante del riesgo país –y por ende una subida en el precio de los bonos– en el próximo gobierno, cualquiera sea”, dijo Sardáns y agregó que “en la medida en la que se invierta a un mayor plazo, más tiempo se logra asegurar estas tasas anuales o más barato se adquieren dólares a futuro con pesos”.

Quienes toleran algo más de riesgo pordrán sumar acciones. Comercial del Plata, Pampa Energía, Siderar y San Miguel, están entre las preferidas de Martínez Burzaco, “las dos primeras por la diversificación de sus negocios y las dos segundas por tener ingresos blindados a la devaluación”. Las sugerencias marca una continuidad con el primer semestre. Allí la Bolsa avanzó 35,9% y fue la gran ganadora. Los plazos fijos en pesos a 30 días treparon 11%, superando al dólar oficial que se deslizó 6,3%. Sin embargo, en lo que resta del año, “el plazo fijo no es una opción”.

Merval: ¿Un 2015 similar al 2013?

¿Qué punto de contacto tienen el año 2013 y el 2015?

En Argentina, bastante.

En ambos casos son años marcados por las elecciones, donde la política juega un rol central en las expectativas de los inversores, sean minoristas o mayoristas.

En términos bursátiles también hay similitudes.

En el caso de 2013 se trataron de las elecciones de medio término o legislativas, mientras que en el 2015 las elecciones presidenciales son las que marcan la agenda de corto plazo.

En términos bursátiles también hay similitudes.

Un de contacto es el frenético avance del Merval en los primeros 70 días hábiles de negociación. Mientras que el índice subió casi 21% en ese período en 2013, lo propio hizo en un 36% en 2015.

Claro, usted dirá que para el 2014 la historia fue similar ya que en el mismo plazo la suba del índice fue de 22% (tal como se observa en el gráfico).

Merval2015

Es cierto, pero lo que proyecto para las próximas semanas en el Merval me hacen asimilarlo más al comportamiento de 2013 que de 2014.

¿Por qué?

Creo que el mercado ha sobre exagerado las expectativas de cambio a nivel político y las últimas elecciones de Santa Fé y Mendoza le dieron un baño de realidad: el kirchnerismo sera un hueso duro de roer.

Es por eso que creo que hasta que digiera esto, se vienen tiempos no del todo alegres para los inversores. Puede ser que veamos una toma de ganancias transitoria, hasta que se enciendan nuevamente los motores del optimismo entre los inversores.

Allí, para ese entonces, espero un rally de acciones previo a las PASO, tal cual se verificó en el 2013.

Con los resultados políticos en la mano, el mercado dará su sentencia.

Y entonces la fiesta quizás pueda continuar. O quizás algo hará que la música deje de sonar abruptamente.

Prepárese para lo que viene.

La salida de Grecia puede ser la solución para la UE

A lo largo de mi vida profesional, tanto como economista o como inversor, adherí en algunos momentos a la tendencia de la corriente contraria al consenso.

Desde ya que no es una conducta que utilizo en todos los casos, pero llevar adelante el ejercicio de ser contrario a una tendencia puede ser muy gratificante en casos puntuales.

Hoy el tema central en los mercados financieros es la elección que se llevó a cabo en Grecia el último domingo y la victoria del partido de «izquierda» en la misma. Rápidamente, al escuchar el discurso del dirigente ganador, los miedos y temores se expandieron por todo el Viejo Continente.

La amenaza griega atacaba de nuevo…

A menos de cuatro años del primer gran rescate de la economía de ese país, el ahora partido gobernante amenaza con tirar a la borda todos los planes de reestructuración y ajuste conseguidos hasta el momento.

El pensamiento consensuado de la gran mayoría de los analistas es que al euro le esperan semanas de mayor turbulencia a la ya causada por la última decisión del Banco Central Europeo de emitir una cantidad innumerable de euros sin precedentes hasta el 2016.

Es una teoría que comparto, pero sólo en el corto plazo.

Creo que la volatilidad persistirá, sin dudas. Pero mirando el mediano plazo pregunto…

¿No es la salida de Grecia la mejor noticia que puede darse para la Unión Europea?

Sin dudas que es un pensamiento contrario al consenso actual, pero mi justificación está basada en lo siguiente…

En lo inmediato, la UE está entre la espada y la pared, así como lo está Grecia también. Por el lado de la región común, los principales tenedores de deuda griega son jugadores «pesados» de las principales economías del bloque.

Exposición a deuda griega

 

Desde ya que esto es un problema grave, sin dudas, ya que un default de la deuda generaría pérdidas cuantiosas.

Pero me hago la siguiente pregunta:

¿Le conviene a la UE tener un país tan desalineado en términos macroeconómicos como Grecia?

Analicemos lo siguiente:

– Mientras que la tasa de desempleo de la zona euro es de 11,5%, esa variable supera el 25% en Grecia.

– Mientras que para la Eurozona el déficit fiscal agregado es de casi 3% del PBI, para el país helénico ese indicador alcanza el 12,2% de su producto bruto.

– Mientras que la relación Deuda / PBI de la UE se unica en torno al 94%, para Grecia esa variable llega a 175%.

Y así sucesivamente…

Internamente muchos saben, y coincido, que por más rescate y reestructuración de deuda que se haga a la economía griega, la misma no podrá despegar mientras no haya un cambio estructural.

Y quizás ese cambio estructural sea salir de la UE, con los costos políticos y económicos que trae aparejado.

Pero para la UE quizás es el momento de cortar financiamiento, hacer efectiva la pérdida hoy y evitar que la misma se haga un efecto «bola de nieve» con costos muchos mayores a los actuales.

Una salida de un país del bloque común puede ser un ejemplo aleccionador para el resto de los países que intenten vivir de prestado y en la sobreabundancia.

Póngase un instante en el lugar contrario al consenso y verifique que es lo más conveniente pensando en el largo plazo.

Luego, emita una opinión.