Elecciones en USA y el comportamiento del S&P500 en la transición

Mañana, martes 6 de noviembre, el mundo posará sus ojos sobre el evento político más trascendental del año y que tendrá lugar en los Estados Unidos. Se trata de las elecciones presidenciales.

De acuerdo a los últimos relevamientos, estaremos ante una de las elecciones más reñidas de los últimos tiempos entre demócratas, representados por Barack Obama, y republicanos, representados por Mitt Romney.

Desde el punto de vista inversor, me pareció interesante examinar qué pasó durante las transiciones presidenciales con el mercado, ya sea cuando hubo un cambio de mandatario o cuando hubo una reelección del mismo.

En este sentido consideré el período entre la fecha en que se celebró la elección y en la que se produjo la asunción del presidente.

Si bien los datos no son más que eso, ya que cada proceso estuvo signado por distintas características, muchas veces las estadísticas históricas son una herramienta de inversión utilizadas con mayor frecuencia de lo que podemos esperar.

El cuadro siguiente es revelador:

Las conclusiones que podemos obtener son las siguientes:
  • Considerando las últimas nueve transiciones presidenciales, en siete de ellas el S&P 500 mostró subas y en dos de ellas caídas.
  • Considerando los nueve períodos, el mercado tuvo un desempeño promedio negativo de 0,245%. Este dato está fuertemente influenciado por la caída marcada del mercado durante la transición de la llegada de Obama al poder tras la crisis inmobiliaria subprime.
  • Desde 1976 a la fecha, siempre que un mandatario fue reelecto, el mercado subió durante la transición.      
  • Cuando hubo un cambio en el partido gobernante, el mercado se comportó errático. Rendimiento neutro con la llegada de Reagan en 1981, suba con la asunción de Clinton en 1993 y caída profunda con la llegada de Obama en 2009.
Como se observa, generalmente los períodos de transición presidencial son positivos para las acciones, aunque tampoco existe una suba desmedida.

Considerando la situación económica vigente, no existirían motivos para que esta vez sea la excepción.

De todos modos, si usted nos tiene preferencia sobre un candidato en particular, un informe del banco inglés Barclays puede ayudarlo a inclinar la balanza: desde 1929, cuando los demócratas estuvieron en el poder el mercado subió un 10,8% anual en promedio, mientras que con los republicanos, el mercado subió «apenas» 2,7% anual.

Dejar un comentario