Apple, lo que pasó y lo que puede pasar

La «Applemanía» está presente en todo lo relacionado con las finanzas globales y las inversiones. Desde hace poco más de 18 meses, la empresa de la manzanita comenzó a despertar pasiones entre todos los participantes del mercado, principalmente sobre inversores que hasta ese entonces no habían descubierto en su totalidad las bondades de la empresa y sus acciones.

Desde ese momento hasta la fecha han tenido lugar una cantidad de eventos insuscitados tales como el fallecimiento del fundador de este imporio tecnológico hasta la presentación de nuevos dipositivos móviles que revolucionaron el mercado como el iPhone 4s y, más recientemente, el iPhone 5.

Cuando uno hace alusión a Apple es difícil encontrar puntos flacos tanto en lo relacionado con sus cuestiones operativas como en el desenvolvimiento de sus acciones en el mercado y la consecuente alegría aportó en los portafolios de los inversores:

– En términos estrictos de mercado, las acciones de Apple acumulan una suba de 70,2% en lo que va del año.

– Para aquellos inversores que no han invertido directamente en la acción, también se vieron beneficiados en cierta medida. El índice estadounidense S&P500 acumula una suba de 16% en el año, de los cuales el 2% se lo debe enteramente a la performance de Apple, según un relevamiento del Standard & Poor’s.

– La empresa representa en la actualidad más del 4% de la capitalización bursátil del total de las 500 empresas que constituyen el índice, potenciando el efecto anterior.

– Lo interesante de Apple es que la mejora en el precio fue una consecuencia del gran salto cualitativo que mostró en términos operativos y de utilidades por acción. El siguiente gráfico es revelador al respecto:

Fuente: YCharts

A pesar de la fuerte revalorización del precio de la acción, el indicador P/E ha disminuido sistemáticamente lo que implica que la mejora bursátil fue más que proporcionalmente compensada por la suba de las ganancias por acción. Esto claramente sugiere que no nos encontramos ante una burbuja a punto de explotar.

En relación a lo operativo, las cifras son inobjetables: 

– Aún teniendo en cuenta el último trimestre, donde las ganancias quedaron «cortas» respecto las expectativas, el margen operativo se situó en 33,1%, el margen neto en 25,2% y el retorno sobre los activos (ROA) se ubicó en una tasa anualizada de 22,5%.

– El iPhone 5 superó todos los pronósticos de ventas y 2 millones de órdenes fueron cursadas en el primer día de pre-venta.

– Para el trimestre en curso, que finaliza el 30 de septiembre próximo, los pronósticos de venta de iPhone pasaron de 23 millones a 26 millones de unidades.

– Considerando las ganancias por acción del último trimestre como la nueva tendencia de largo plazo, situación que no comparto en la actualidad, su P/E forward es de 18,7x, nada sobrevalorado.

Por todo lo anterior, considero que las acciones de Apple tienen un sendero alcista para los próximos meses, considerándola una excelente oportunidad para posicionarse en los permanentes cambios tecnológicos que ya están conviviendo con nosotros.

Dejar un comentario