Acciones bancarias en los EE.UU., ¿buena opción en 2013?

Por Sala de Inversión

Si el sector de la construcción en los Estados Unidos fue la revelación de 2012, lo mejor de todo es que esta bonanza bursátil la comparte con el financiero, otro de los de mejor desempeño gracias a la recuperación de los préstamos hipotecarios y la expansión del crédito de consumo.
De acuerdo con el analista de Sala de Inversión, Andrés Cardenal, el sector financiero se posiciona en un lugar muy favorable para capitalizar la continuidad de la recuperación inmobiliaria este año, particularmente las entidades de gran tamaño.
“Bancos como Wells Fargo (WFC) o JP Morgan (JPM) tienen mayor calidad, y por tanto son más defensivos y estables. Pero por otro lado Bank of America (BAC) y Citigroup (C) al estar muy subvaluados tienen un mayor potencial de ganancias en un escenario de recuperación fuerte para el sector”, señala.
Aunque las instituciones financieras que forman parte del índice S&P 500 avanzaron un 24% en 2012, protagonizando su mayor rally en nueve años, y en términos de valuación se encaminan a alcanzar precios pre crisis 2008, en opinión del economista jefe de Inversor Global, Diego Martinez Burzaco, todavía queda mucho por hacer en términos de actividad de intermediación financiera .
“Las hojas de balances de las entidades han mejorado, pero persisten algunos problemas sin resolver y el mercado de hipotecas todavía tiene un largo camino que recorrer para regularizarse”, explica el expertoa Sala de Inversión América.
Aún en este contexto, las señales de recuperación del sector inmobiliario llevaron a las principales firmas de Wall Street a elevar estimaciones de beneficios un 32% para el cuarto trimestre, la mayor revisión entre las diez industrias del S&P 500.
“Entre las virtudes debemos destacar la sólida posición de caja (especialmente en Estados Unidos), la vuelta al pago de dividendos en efectivo y la posibilidad de iniciar programas de recompra de acciones. Entre los riesgos potenciales hay que considerar la debilidad de la economía de EE.UU., el incremento de la prima de riesgo en la Unión Europea y la exposición de los bancos a bonos de países financieramente complicados (Italia, España, Grecia) ”, señala Martínez Burzaco.
En tanto, Ariel Squeo, Director de ICB Argentina, argumentan que la recuperación del mercado financiero se produjo mucho antes, a partir de mínimos de octubre de 2011, y lo atribuye al retraso que presentaba respecto al resto del mercado, después de desplomarse un 84% en conjunto durante la crisis financiera.
“Cuando cayó el golpe fue muy fuerte y a la hora de recuperar no lo hizo cuando otros sectores lo hicieron. La subida de los últimos meses sólo ha logrado acomodarlo al resto”, destaca y explica que la mejora del negocio inmobiliario es una de las tantas variables que inciden en el desempeño de la industria financiera, pero no es la más importante. “Desde principios del cuarto trimestre de 2012 y las primeras semanas de enero las dos variables más importantes fueron el ‘Fiscal Cliff’ y la decisión del QE3 de Bernanke”, afirma.
Con la temporada de resultados pisando los talones en Wall Street, los drivers del sector a corto plazo serán los balances del cuarto trimestre fiscal, que estrena esta semana Wells Fargo, el cuarto mayor banco estadounidense.
“Habrá que ser cautos respecto a la potencialidad de las cotizaciones a la luz de la fuerte subida evidenciada. En Estados Unidos, midiendo el P/E y otros ratios de solvencia, me inclino por bancos como Wells Fargo o JP Morgan. En Europa, depende de muchos factores, pero iría a lo más seguro, como puede ser un Deutsche Bank o cualquier otro banco alemán”, comenta Martínez Burzaco.
A juzgar por los últimos resultados conocidos los bancos más sólidos fueron Wells Fargo y JP Morgan Chase con aumentos de ganancias del 22% y 34%, respectivamente. En el caso concreto de JP Morgan, los resultados dieron señales de que el banco se está recuperando del escándalo apodado «la ballena de Londres» (London Whale) que generó enormes pérdidas en una cartera de derivados de créditos de casi 6.000 millones de dólares en el primer semestre.
Pero para los que quieren invertir ‘sobre seguro’ las apuestas recaen sobre Wells Fargo. “Sin lugar a dudas es el banco de mayor calidad entre los grandes, que no cometió los excesos de otros durante la burbuja de crédito, y tiene una administración de riesgo más cautelosa que le permitió salir de la crisis mucho mejor posicionado. Hoy en día es líder en negocios como crédito hipotecario en EEUU gracias a que pudo aprovechar las ventas de activos forzadas por parte de sus competidores”, resalta Cardenal.
En tanto, el analista señala que Bank of America (BAC) y Citigroup (C) pueden tener un potencial más alto que las entidades financieras de calidad, dado que están mucho más baratos, aunque todavía estén tratando de limpiar sus balances.
Para que les vaya bien dependen en mayor medida de que el contexto económico los ayude, que de la calidad de sus activos. No obstante, hay quienes mantienen una visión más cautelosa sobre la industria atendiendo a los precios actuales.
“No tomaría una exposición fuerte en el sector financiero porque está en los niveles máximos de los últimos cinco años y de momento tampoco los está superando”, afirma Squeo, quien tampoco percibe razones para la euforia respecto a los resultados del cuarto trimestre que comienza estos días en el sector.
“La comparativa anual para el sector podría ser positiva, pero respecto al trimestre no soy muy positivo. En cuanto a las ganancias el resto del año no creo que sean favorables, teniendo en cuenta que 2013 será año de ajustes, con mayores impuestos, recortes del gasto y menos ayuda por parte de la Reserva Federal que está dejando ver que no continuará la política expansiva al mismo ritmo”, concluye.

Dejar un comentario